logo noticieros live
Noticias

UNAM: Así puedes reutilizar el agua de la lavadora

A través de un filtro casero podrás usar esta agua en diversas actividades del hogar

Debido al gran desabasto de agua que hay en algunos estados del país, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) ha brindado una opción para reutilizar el agua de la lavadora. Se trata de un filtro el cual ayudará a mejorar la calidad del agua lo cual permitirá usarla en otras actividades del hogar.

Según una investigación realizada por el Programa de manejo, uso y rehúso del agua en la UNAM (PUMAGUA), una lavadora automática puede llegar a consumir entre 45 y 100 litros de agua potable en cada lavada.

¿Cómo reutilizar el agua de la lavadora?

Los materiales que necesitarás para realizar tu filtro son:

  • Dos botellas de plástico del mismo diámetro.
  • Un trozo de malla mosquitera.
  • Algodón.
  • Arena.
  • Grava.
  • Carbón.
  • Tijeras o un cúter.
  • El agua de la lavadora.
¡Cuida el medio ambiente! Expertos de la UNAM dan una opción para reutilizar el agua de la lavadora, conocer cómo hacerlo.

Foto: Cuartoscuro

Una vez hayas reunido los materiales, lo primero que debes hacer es un corte a uno de los recipientes por la parte inferior. Este primer bote servirá como recipiente del filtro. Al segundo bote se le hará un corte por la parte superior, y servirá como recipiente del agua ya filtrada.

Posteriormente deberás colocar los demás materiales del más fino al más grueso. Inicia añadiendo una capa de algodón, luego carbón, otra de arena, seguidas de una capa de grava o piedra y al último coloca el trozo de malla mosquitera. Es importante que cada capa tenga un grosor de mínimo 5 centímetros.

Antes de añadir los materiales, haz una perforación en la tapa de uno de los recipientes y coloca un trozo de malla mosquitera en ella. Esto evitará que la grava, carbón, arena y carbón se salgan.

Es importante que antes de usar tu filtro por primera vez lo laves muy bien con agua común, esto ayudará a limpiar los materiales que se usaron en la elaboración del filtro. Una vez limpio el filtro, está listo para filtrar el agua de nuestra lavadora.

Al momento de recibir el agua filtrada puedes usarla para lavar los sanitarios, un coche o para regar las plantas. Recuerda no dejarla almacenada por mucho tiempo, pues esta agua puede generar malos olores.