logo noticieros live
Noticias

Tarjeta de crédito: ¿Puedo pagar las tarjetas con efectivo?

Te explicamos qué es lo que sucede cuando pagas tu tarjeta de crédito con dinero en efectivo y por qué podría meterte en un problema
Tarjetas de crédito: ¿Puedo pagar las tarjetas con efectivo?
Foto: Unsplash

Llevar una correcta administración de nuestra tarjeta de crédito no solo significa cuidar nuestros gastos, sino también realizar oportunamente los pagos que nos corresponden a fin de evitar penalizaciones.

Sin embargo, si alguna vez te ha pasado por la cabeza pagar tu tarjeta de crédito con dinero en efectivo, deberías pensarlo dos veces, pues aunque no lo creas, podría meterte en un problema con el Servicio de Administración Tributaria (SAT).

La razón de esto radica en que, aunque pagar tu tarjeta con efectivo es una práctica totalmente permitida por las instituciones financieras, para la autoridad tributaria podrías estar cayendo en una discrepancia fiscal.

De acuerdo con el artículo 19 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta (LISR), la discrepancia fiscal es cuando los gastos de las personas físicas o morales exceden sus ingresos declarados, o bien los que les corresponden declarar.

Te explicamos qué es lo que sucede cuando pagas tu tarjeta de crédito con dinero en efectivo y por qué podría meterte en un problema

Foto: Unsplash

Por ello, aunque el dinero que utilices para pagar tu tarjeta, si haya sido declarado y hasta hayas pagado impuestos por él, para el SAT podría resultar complicado rastrear la procedencia del dinero en efectivo, lo que le haría creer que tienes más ingresos de los que aseguras.

O dicho de otra manera, si tú retiras de tu cuenta de nómina, por ejemplo, 5 mil pesos y utilizas 2 mil para liquidar el pago de tu tarjeta de crédito, el SAT no tendrá forma de saber que por esos 2 mil pesos ya pagaste impuestos.

Para evitar este tipo de problemas fiscales te recomendamos realizar siempre el pago de tus tarjetas a través de una transferencia bancaria realizada desde tu banca electrónica.

De esta forma, el SAT no tendrá ningún inconveniente en rastrear la procedencia del dinero y corroborar que no existe ningún tipo de discrepancia fiscal.