logo noticieros live
Noticias

SAT: Por esta razón no deberías prestar tu tarjeta de crédito

Antes de prestar tu tarjeta a familiares o amigos piénsalo dos veces ya que puede generarte una discrepancia fiscal

Es común que los tarjetahabientes presten su tarjeta de crédito a amigos y familiares para que estos realicen alguna compra; sin embargo algo que no muchos saben es que hacer esto puede traerles graves problemas con el Servicio de Administración Tributaria (SAT), y es que si el pago de algún producto excede tus ingresos puede generarse una discrepancia fiscal.

Esto significa que estás gastando más de los ingresos que percibes, lo cual la institución fiscal puede interpretar como que estás omitiendo el pago de impuestos correspondiente a ese dinero.

¡Cuidado! Prestar tu tarjeta de crédito a familiares o amigos puede meterte en graves problemas con el SAT, te explicamos por qué.

Foto: Cuartoscuro

¿Cómo evitar problemas con el SAT por prestar mi tarjeta de crédito?

Todos los gastos realizados desde tu tarjeta de crédito están fiscalizados por el SAT, por lo que aún cuando la persona se comprometa a pagar la cantidad tomada de tu tarjeta la compra realizada quedará registrada en tu historial y aunque al momento no habrá problema, al calcular los impuestos podrías recibir una multa por no haber reportado los ingresos extra.

Cuando el SAT percibe una discrepancia fiscal derivada de compras que no fueron tuyas, hace lo siguiente:

  • Notifica el monto de las erogaciones detectadas, la información que se usó para conocerlas, el medio por el cual las obtuvo y la discrepancia resultante.
  • Como contribuyente, tendrás 20 días para informar al SAT el origen de procedencia de los recursos con los que realizaste esas compras. Estos días son contados a partir del día siguiente en el que recibiste la notificación.
  • En caso de que aplique, deberás brindar pruebas que acrediten que los recursos no constituyen ingresos gravados. La dependencia fiscal puede solicitarte información o documentación adicional.

En caso de que no puedas comprobar el origen de estos ingresos, estarías incurriendo en una defraudación fiscal lo cual es un delito y tiene como pena de 3 a 5 años de prisión.

Por otro lado si compruebas el origen de estos ingresos, pero aún existe esta discrepancia fiscal deberás pagar el Impuesto Sobre la Renta (ISR) excedente y una multa.

Evita problemas con el SAT y piénsalo dos veces antes de prestar tu tarjeta de crédito.