logo noticieros live
Noticias

Insectos zombie: ¿Pueden los insectos convertirse en zombies?

Aunque no lo creas, existe una extraña condición que transforma a los insectos en algo muy parecido a zombies. Aquí te explicamos la verdad detrás de los insectos zombie

Los zombies ya forman parte de la cultura popular mundial, pero la existencia de los llamados insectos zombie es menos conocida.

En realidad no se trata de insectos que reviven como zombies, sino de una extraña condición que los hace actuar de forma similar a los zombies de la ficción.

Ahora bien ¿En qué consiste esta enfermedad? ¿Se puede contagiar a los humanos? A continuación respondemos esa y otras preguntas.

Insectos zombie

(Foto: Pixabay)

El origen de los Insectos zombie

Desde mediados de la década pasada se volvió relativamente común leer notas sobre “insectos zombie“.

En realidad, este calificativo es un reflejo de series y películas como The Walking Dead o Zombieland, que volvieron a poner de moda a los zombies.

Justo por eso se utilizó este epíteto para darle titulares a las “hormigas zombie“, los “caracoles zombie“, las “cigarras zombie”, “escarabajos zombie” y varias otras especies de insectos zombificadas.

Obviamente los insectos zombie no existen, pero sí una infección parasitoide que les cambia el comportamiento.

En la mayoría de los casos se trata de infección por cierto tipo de hongos, una tan particular que cambia de forma radical el comportamiento es los insectos.

El parasitismo

En todos los casos de insectos zombies lo que en realidad ocurre son casos de parasitismo.

Es decir, un fenómeno que ocurre cuando un organismo adapta su vida para explotar a otro.

De manera simple, se trata de una dinámica en la cual uno de los participantes, el parásito, depende del otro participante, llamado “el huésped” o “anfitrión”.

Generalmente produce un daño al “anfitrión” y beneficios al parásito.

Y es que, aunque normalmente pensamos que el parásito solo obtiene alimento del huésped, en casos sofisticados es mucho más lo que obtiene.

Además, los parásitos son de muchos tipos, desde animales, hasta virus, bacterias, hongos, o plantas.

Incluso los seres humanos tenemos parásitos, como los ácaros que viven en nuestra cara.

Así se producen los insectos zombie

Ahora bien, ¿cómo ocurren los casos de insectos zombie?

La gran mayoría se deben a cierto tipo de hongos, como el Ophiocordyceps unilateralis, uno de los más sofisticados hongos parasitarios.

Este particular tipo de hongo se conoce popularmente como “parásito cerebral”, por la forma en que afecta a los insectos, principalmente hormigas.

Cuando una hormiga es expuesta a este hongo, el parásito se apodera de las fibras musculares de su anfitrión.

Gracias a esto controla todas las acciones de la hormiga, y comienza a actuar como lo haría el hongo, pero en el cuerpo de la hormiga.

Justo por eso sus acciones son extrañas. Con el paso del tiempo infecta toda la estructura de la hormiga y termina por matar a su huésped.

Eso sí, el hongo finalmente emerge a la parte superior de la hormiga, en espera de que otra hormiga pase cerca y logre infectarla.

Lo mismo ocurre con el Massospora cicadina, un hongo que afecta a las cigarras.

En este caso, provoca en los machos de cigarra unas ganas incontrolables de aparearse, no solo con las hembras, sino también con los miembros de su mismo género.

El parásito busca en este caso infectar a la mayor cantidad de cigarras, pero también afecta a su huésped, con el tiempo pierden los órganos sexuales y sus extremidades.

En todos los casos, no es que los insectos sean “muertos revividos”, sino que el hongo tiene el control de sus cuerpos.

Aunque no son zombies como tal, el destino de los infectados es igual de trágico que el de los protagonistas de las películas de zombies.