logo noticieros live
Noticias

COVID-19: ¿Qué es la niebla mental y cuánto dura esta secuela?

Si luego de superar el contagio sietes que no te concentras como antes podría deberse a esta secuela
COVID-19: ¿Qué es la niebla mental y cuánto dura esta secuela?
Foto: Unsplash.

No basta con superar los síntomas del COVID-19, pues luego de un contagio se pueden padecer algunas secuelas y entre ella está la niebla mental. Aquí te vamos a decir qué es, cuánto dura y qué puedes hacer para superarla.

Tienes que saber que los expertos no han encontrado una consistencia en cuanto a quiénes pueden padecer de niebla mental luego de haberse contagiado, y superado, el COVID-19. Es decir, lo pueden padecer desde quienes fueron asintomáticos o quienes presentaron daños neurológicos.

COVID-19: ¿Qué es la niebla mental y cuánto dura esta secuela?

Foto: Unsplash.

Algunos de los problemas que pueden desarrollar quienes padecen de niebla mental son los siguientes:

  • Miedo.
  • Ansiedad.
  • Desánimo.
  • Irritabilidad.
  • Fallos de memoria.
  • Falta de concentración.
  • Trastornos de apetito y sueño.
  • Dificultad para desarrollar pensamientos.

Hasta ahora tampoco hay indicadores de cuánto tiempo pueden durar estos síntomas. No ha habido casos suficientes como para poder determinar siquiera los factores que pueden agudizar esta secuela del COVID-19.

En algunos casos es cierto que se puede agravar hasta provocar debilidad física, hormigueo o entumecimiento en las extremidades, o la pérdida del olfato y el gusto de forma temporal.

COVID-19: ¿Qué es la niebla mental y cuánto dura esta secuela?

Foto: Unsplash.

Cómo tratar la niebla mental luego de un contagio de COVID-19

Cabe mencionar también que este no es un padecimiento que sea reconocido. Es decir, se conoce como niebla mental a esa dificultad de concentrarse y de razonar con cierta rapidez.

Para tratar esta secuela, el neurólogo cognitivo conductual e investigador de la Universidad de Harvard emitió algunas recomendaciones para revertir los padecimientos antes enlistados.

  • Hacer ejercicio aeróbico comenzando con un ritmo lento y desde dos o tres minutos cada día.
  • Dieta que incluya aceite de oliva, frutas, verduras, nueces, frijoles, granos integrales. Alimentos que mejoran la memoria y nutren el cerebro.
  • Se tiene que evitar a toda costa el consumo de alcohol, drogas o sustancias que afecten el cerebro.
  • Dormir bien para procurar el descanso y la recuperación de los procesos cognitivos.
  • Para remediar el mal estado de ánimo, se recomienda participar de eventos sociales.
  • Escuchar música, hacer desafíos mentales y actividades recreativas que resulten estimulantes mentalmente.